Ámsterdam es la ciudad con más ambiente que he conocido. Auténticamente cosmopolita, en esta ciudad convive gente de 143 nacionalidades diferentes. Pasear por sus calles y sus canales es una de las experiencias más agradables al viajar por Europa. Ámsterdam es conocida como la ciudad de los canales y la de las bicicletas, ya que se calcula que hay cerca de 700.000 de estos vehículos de dos ruedas en la capital de Holanda. Recomendamos visitar Ámsterdam entre abril y agosto para aprovechar el mejor clima y las horas de luz. Actualmente hay vuelos baratos a Ámsterdam directos desde muchas capitales españolas, puedes buscar en el multibuscador vuelos baratos a Ámsterdam en diferentes compañías aéreas y elegir el más económico. Una vez en el aeropuerto de Ámsterdam-Schipol, lo mejor es coger el tren Schipol-Ámsterdam, que une la estación subterránea Schipol Plaza bajo el aeropuerto con la Centraal Station de Ámsterdam, en pleno centro de la ciudad, en unos 20 minutos. Hay trenes cada 10 minutos que suelen salir de las plataformas 1 y 2, el billete puede comprarse en las múltiples máquinas expendedoras del aeropuerto y cuesta unos 4 euros.

Ámsterdam tiene los museos más importantes como el Museo Van Gogh, Rijksmuseum o la Casa de Ana Frank. Para visitarlos y movernos por la ciudad recomendamos comprar la tarjeta I Amsterdam Card, una City Card que incluye el transporte público gratuito en tranvía, autobús y metro, crucero gratis por los canales, entrada gratis a los museos más importantes (Van Gogh Museum, Hermitage Amsterdam, jardín botánico Hortus Botanicus, casa de Rembrandt, museo casa-barco,…), entrada gratis al centro de la ciencia Nemo, entrada gratuita a las iglesias De Nieuwe Kerk y De Oude Kerk, descuentos en atracciones turísticas como la Heineken Experience, descuentos en restaurantes,… Comprar la I Amsterdam Card vale mucho la pena y nos ahorraremos mucho dinero. En la web están los precios actualizados, en el momento de escribir este artículo hay disponibles las tarjetas I amsterdam City Card para 24 horas (40 €), para 48 horas (50 €) y para 72 horas (60 €).

Aunque resulte algo más caro, para reservar hotel en Ámsterdam recomendamos el centro, ya que estaremos más cerca de todo, no tendremos que estar atentos a horarios de transporte público y lo más importante, podremos salir paseando a pie para cenar en Ámsterdam sin estar pendientes de horarios. Puedes reservar hotel barato en Ámsterdam desde los enlaces que te recomendamos a continuación.

Para comer en Ámsterdam hay muchísimas opciones. Aparte de los descuentos en restaurantes de la I Amsterdam Card (muy buenos los restaurantes asadores de carne argentina Rancho Argentinean Grill, varios cerca de la bulliciosa plaza Leidseplein, en la calle Korte Leidsedwarsstraat), se puede comer barato en Ámsterdam en muchos sitios. En los establecimientos Wok to Walk podemos elegir la pasta (spaguettis, tallarines, fideos,…), los ingredientes, condimentos y la salsa y en un momento nos lo preparan en una sartén Wok delante nuestro y lo meten en una caja cuadrada como en las películas con palillos chinos para comérnoslo mientras caminamos. En los locales Febo de Ámsterdam hay máquinas expendedoras con raciones de comida a la vista como croquetas, empanadas, minihamburguesas,… que conseguimos introduciendo 1 ó 2 euros en el correspondiente compartimento, pudiendo comerlo allí o caminando. También podemos comprar porciones de pizzas en pizzerías para comer en el local o mientras caminamos haciendo turismo, comer platos de pasta por 5 euros, comprar patatas fritas, arenques o kebabs en los puestos callejeros,… Otras opciones igual o más baratas son los supermercados Lidl o Albert Heijn, por todo el centro de Ámsterdam, con comida preparada muy bien de precio. Por ejemplo, nosotros teníamos el hotel cerca de la Centraal Station, y todas las mañanas íbamos a comprar el desayuno a un mini supermercado Albert Heijn en la entrada derecha de la estación de tren de Ámsterdam: nos ahorrábamos el costoso desayuno del hotel (20-25 euros) y por unos 5 euros teníamos un desayuno completo con todo tipo de café de máquina, bollería como croissants y piezas de fruta individuales como plátanos o manzanas, además de comprar sandwiches o bocadillos preparados para todo el día de turismo en Ámsterdam.

Holanda también suele atraer muchos turistas porque el consumo de cannabis (marihuana) y hachís es legal, y en los coffee shops de Ámsterdam se puede consumir fumando, en alimentos u otros productos elaborados con extractos de la planta. Parece que recientemente ha habido cambios en la legislación de manera que la entrada a coffe shops y consumo de estas drogas blandas se ha limitado, sobretodo a los turistas no residentes, con lo que es recomendable informarse antes de ir.